Poblana lleva gastronomía mexicana a Varsovia

Nación 12/06/2022 Por MCE
Isabel Balderas abrió el restaurante Santa Catrina en la capital de Polonia para mostrar su país a través de la comida
63536A11-384A-43C0-A060-6FAC40BF8B3C

“No va a ser fácil, pero valdrá la pena”, fue algo que le dijeron a Isabel Balderas cuando decidió dejar México para irse a vivir a Varsovia, la capital de Polonia. Ella, una mujer originaria de Tepeyahualco, tenía un objetivo claro, mostrar a México a través de la comida, pero fue hasta este año, que pudo concretar uno de sus más grandes sueños, abrir su restaurante “Santa Catrina” de comida tradicional mexicana.

La chef Isabel Balderas es una poblana que ama la comida, pero para ser sinceros, de niña no tenía este sueño, quería ser veterinaria y cuidar a los animales que sus padres tenían en el rancho. Como fue creciendo, fue que la gastronomía entró a su vida y sus familiares la apoyaron en seguir este sueño sólo con una condición: que fuera de las mejores haciéndolo ¡y lo está logrando!

“Yo estudié gastronomía en Puebla hace 22 años y como estudiante tienes la ilusión de tener algún día un restaurante propio y a mí lo que también me gusta es viajar, entonces cuando comencé a viajar al extranjero y regresé a México para hacer mi tesis hablé de promover la gastronomía mexicana fuera del país”, relató.

En uno de estos viajes de estudio, el señor cupido hizo de las suyas y conoció al que ahora es su esposo, un polaco que le robó el corazón y con el que hoy en día tiene un hijo. Al casarse, decidieron que se irían a vivir a Polonia y allá comenzó otra aventura.

“Empecé a promover la gastronomía dando clases de cocina porque aquí es

Y, a su vez, Marcelo Ebrard, secretario de relaciones exteriores de México compartió esta felicitación y agregó que “la gastronomía mexicana se expande cada vez más en el mundo y, con ella, la presencia de nuestra cultura”.

Isabel no cabe de emoción y de orgullo, primero por ser mujer emprendedora y segundo por ser una poblana que está logrando su sueño de llevar un pedacito de México a través de la comida. Está agradecida con todos lo que creyeron en ella, pero principalmente con su familia, su hijo y su esposo, pues su sostén y sus primeros porristas para que ella siga adelante con este ideal.

muy popular la comida mexicana, pero la gente me decía: ¡qué rico!, ¿donde puedo comerlo?, y no tenía en donde. Ya después empecé a trabajar enrestaurantes de comida mexicana y en uno me hicieron jefa de cocina, me podía dar el lujo de preparar todo lo que yo quería y hacer festivales”, comentó.

Gracias a su rico sazón y al apoyo que tuvo para hacer sus platillos, la empezaron a invitar a varios festivales culturales, eventos organizados por la Embajada, entrevistas en medios locales, incluso la invitaron al Vaticano para colaborar en una cena navideña en honor a México por el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe. “Toda la experiencia de ir a cocinar está muy padre, pero servir dentro del Vaticano es algo increíble”, expresó.

No obstante, seguía el sueño de abrir su propio restaurante y también la pregunta de todos sus amigos era: ¿y tú para cuándo?. Isabel, sabía que no eran algo tan fácil, ya que se necesitaba inversión, permisos, mucho tiempo para poder tener su propio negocio y luego llegó la pandemia por coronavirus.

Fue hasta este 2022 que todo se empezó a acomodar, la oportunidad se presentó y ella, así como su esposo ¡la tomaron! Fueron tantos años de hablar de este negocio que cuando ya lo tuvieron en sus manos comenzaron a arreglarlo con todos los detalles que se habían imaginado.

Por ejemplo, que tuviera talavera poblana, artesanías de varias partes de México y contrató a una bailarina mexicana que se viste como catrina y que cada fin de semana hace un show de danza folclórica mexicana.

Uno de sus objetivos, fue involucrar a mexicanos en su proyecto y el diseño de su logo, así como sus menús, lo hizo también una chica mexicana. Mientras que los tenangos que están dentro del negocio los hizo un pintor mexicano.

“El resultado ha sido muy bueno, cada vez que entran nos dicen que está muy bonito. Aquí en Europa los restaurantes mexicanos en general son muy coloridos, pero exagerados y yo no quería eso, quería la verdadera esencia de México y de Puebla. Sí hay folklore y sí hay colores, pero no exagerado”, compartió.

El éxito del negocio llegó a oídos de Juan Sandoval, embajador de México en Polonia, quien felicitó a la poblana por su restaurante y dijo que era “una cuidada experiencia de cocina mexicana tradicional muy recomendable”.

Y, a su vez, Marcelo Ebrard, secretario de relaciones exteriores de México compartió esta felicitación y agregó que “la gastronomía mexicana se expande cada vez más en el mundo y, con ella, la presencia de nuestra cultura”.

Isabel no cabe de emoción y de orgullo, primero por ser mujer emprendedora y segundo por ser una poblana que está logrando su sueño de llevar un pedacito de México a través de la comida. Está agradecida con todos lo que creyeron en ella, pero principalmente con su familia, su hijo y su esposo, pues su sostén y sus primeros porristas para que ella siga adelante con este ideal.

MCE

Te puede interesar